Detrás de Colibrié…

Si eres nuev@ por aquí, bienvenid@! Tengo que decirte que has llegado en el mejor momento para conocerme. Y si sigues Colibrié desde algún tiempo, seguramente te hayas preguntado quién hay detrás… ¡Hoy vas a descubrirlo!

Seguramente ya sabes que Colibrié es una marca de moda sostenible, artesanal, hecha de forma lenta dando lugar a piezas únicas. Pero, es muy posible que no sepas de quién son las manos que hacen todo eso. Quiero que Colibrié sea una marca tan cercana como natural, por eso por fin me he atrevido a aparecer por aquí y por las redes y hablar sobre mí. ¿Y que mejor manera de hacerlo que en la primera entrada del blog de este año? Pues allá voy….

Me llamo Sandra y soy polaca de nacimiento pero asturiana de corazón. (Vivo en Gijón desde hace más de 20 años). Aunque estudié la carrera de Diseño de Moda , siempre supe que yo no iba a ser de los típicos diseñadores que salen en las revistas y las pasarelas . Ese tipo de moda nunca “fue conmigo”. Me considero una persona sencilla, discreta y muy unida a la naturaleza ¡Me encanta perderme en bosques y montes y adoro a los animales!. Siempre he sido creativa, desde pequeña me gustaba hacer muchas cosas relacionadas con las manualidades, sobre todo si había tela de por medio. Así empecé a hacer primero vestidos para mis muñecas y después a customizar mi propia ropa cuando algo no acababa de gustarme, o transformar algo que ya no me ponía. Y así empezó todo… Después de mis estudios y las prácticas, primero trabajé en una empresa de vestuario laboral y después me hice freelance (¡y lo sigo siendo!) Es decir, que empecé a trabajar ofreciendo servicios de diseñadora y patronista para diferentes empresas y proyectos. Y ahí empezó también poco a poco a nacer Colibrié. Siempre he sido una persona de ir sobre pasos seguros, y de tener un “plan B”, así que he ido compaginando mi carrera como freelance con lo que primero era un pequeño proyecto, que tras evolucionar mucho fue tomando forma y se convirtió en Colibrié.

Participé como diseñadora en varios desfiles celebrados en Asturias, la primera colección la realicé con retales que tenía acumulados desde que empecé la carrera, me dije ¿Por qué comprar más telas si tenía tantas por aprovechar? Y así, incluso mi primera colección, sin habérmelo planteado antes, fue de este modo sostenible.

Por otra parte, la estampación me atrapó prácticamente desde que estudié en la carrera las diferentes técnicas que se utilizaban en este tema. Uno de los trabajos prácticos que realizamos fue sobre el shibori, en el que teníamos que realizar diferentes muestras utilizando esta forma de estampación. ¡Para mí fue todo un descubrimiento! Lo que menos me gustaba de todo aquello, era utilizar tintes que contaminaban…

Tras esa primera colección, me planteé crear una marca sostenible, pero con tejidos naturales. Encontré el algodón sostenible y aprendí que su color natural no solo era el crudo, sino que también lo eran el verde y el marrón, y me pareció una buena manera de empezar. Pero como ya te dije, me encantaba la estampación y el color, y pronto esas 3 tonalidades del algodón me parecieron poco. Así que decidí buscar la manera de darle más color, empecé a investigar sobre tintes naturales y descubrí también la estampación botánica. En ese momento, me di cuenta de que había encontrado aquello que quería hacer con mi marca. Tras algún que otro curso, varios artículos, libros y mucha investigación y sobre todo muchas pruebas, conseguí por fin tener buenos resultados y poner en marcha las primeras piezas de Colibrié, con algodón sostenible y la magia de la naturaleza para darle color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.